Control de plagas en Málaga

Fumigación y control de plagas en tiempos de Covid-19

A lo largo de la historia el ser humano ha convivido de forma equilibrada con todo tipo de animales. Pero hay veces en el que se rompe el equilibrio, creciendo en exceso el número de especies y dando lugar a plagas, que son especialmente molestas y de riesgo sanitario cuando se trata de plagas urbanas, pudiendo también acarrear importantes consecuencias económicas para el propietario del hogar o del negocio.

El control de estas plagas es uno de los factores que han posibilitado los grandes avances sanitarios de nuestra sociedad, ya que afecta, directa o indirectamente, a la salud de quienes habitan los mismos y son muchas las enfermedades que pueden ser evitadas con un correcto tratamiento de desinsectación, desratización o desinfección.

Así pues, mantener ambientes saludables, libres de plagas, es objetivo fundamental para mantener una buena salud y cuidar a los más vulnerables.

Leer más

mosquitos culex

Enfermedades de transmisión vectorial: una amenaza real.

Ya es una realidad que nos encontramos ante un escenario preocupante en cuanto a la transmisión de enfermedades por parte de vectores como los mosquitos. De hecho, el Sistema de Inteligencia Epidemiológica de la Unión Europea (EPIS) ha declarado que éstas representan la mayor parte de las amenazas para la salud pública en los últimos años.

El Centro Europeo para Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) publica en su informe epidemiológico anual de 2019 que las enfermedades emergentes y transmitidas por vectores representaron la mayoría de las nuevas amenazas para la salud pública (41%) en la UE durante 2019. Muy por encima de las enfermedades transmitidas por los alimentos y el agua (15%).

Alertas y brotes en el Sistema de Inteligencia Epidemiológica de la UE (EPIS)

Las incidencias de enfermedades emergentes y de transmisión vectorial en la UE registradas en el sistema EPIS se relacionaron en 2019 principalmente con el dengue, el zika y la fiebre del Nilo Occidental (WNF). Las dos primeras son amenazas registradas ya en el sistema y transferidas de años anteriores, que se mantienen y se consideran peligros a largo plazo. En el caso de la fiebre del Nilo Occidental, se la incluye, también desde años pasados, dentro del grupo de enfermedades de seguimiento estacional.
En 2019 fueron los casos autóctonos de dengue registrados en Francia (9) y España (2) las amenazas consideradas de especial interés. Basándose en observaciones previas de transmisión de arbovirus autóctonos durante la última década, el ECDC prevé la aparición de casos autóctonos esporádicos o grupos limitados de dengue en la región mediterránea y el sur de la UE / EEE.

Los mosquitos, una amenaza emergente

Los arbovirus (virus transmitidos por artrópodos) son todos los virus que se transmiten al ser humano o a otros vertebrados por ciertas especies de artrópodos hematófagos. Especialmente insectos (moscas y mosquitos) y arácnidos (garrapatas).
Los arbovirus Dengue, zika, WNF y otros con potencial de emergencia en la UE, como el virus Chikungunya, tienen en común su transmisión por la picadura de mosquitos.

Las especies invasoras de mosquitos con capacidad vectorial suponen un cierto riesgo de brotes de arbovirus en la Unión Europea asociadas a la frecuente introducción y cambiante circulación de virus.

  • Aedes aegypti está considerado el vector más eficaz de enfermedades víricas, como el zika, el dengue, el Chikungunya y la fiebre amarilla.
  • Aedes albopictus, aun siendo un vector menos eficaz, se ha asociado a casos autóctonos en Europa de dengue, zika y Chikungunya.
  • Aedes japonicus se considera un transmisor de enfermedades víricas de menor relevancia que las otras dos especies. Aunque no se considera un riesgo sanitario de gran relevancia, esta especie puede transmitir enfermedades víricas. Especialmente el virus del Nilo Occidental, que circula en algunas zonas de Europa.

mosquito aedes aegypti mosquito aedes albopictus mosquito aedes japonicus

La fiebre del virus del Nilo Occidental

Cabe hacer especial mención a esta enfermedad; la fiebre del virus del Nilo Occidental, de la cual tenemos actualmente un severo brote abierto en Andalucía (La Puebla y Coria del Río en Sevilla). Ha afectado a 39 personas, llevando a la hospitalización de 23 pacientes (8 de ellos en la UCI) y el fallecimiento de otros 2.
Esta enfermedad afecta desde hace años con un marcado patrón estacional a gran parte del sureste de Europa, Italia y Francia. El principal vector son mosquitos autóctonos del género Culex.

Aunque de un año para otro no puede predecirse la intensidad de la próxima temporada de transmisión de la enfermedad. Lo que se sabe con certeza es que el virus está circulando activamente en diversos países de la UE, afectando a humanos, caballos y aves.

La fiebre del virus del Nilo Occidental en España

En el caso de España, en los últimos años se han registrado algunos casos autóctonos de enfermedades arbovirales transmitidas por mosquitos. Entre estos, por ejemplo, casos de dengue y también de virus del Nilo Occidental.

La fiebre del virus del Nilo llegaba a nuestro país en el 2004 presentando casos principalmente entre caballos.
La transmisión entre humanos se produce por transfusión sanguínea, según informa Barreiro (experto en enfermedades infecciosas, doctor en Medicina Interna, de la consulta de Enfermedades Infecciosas, Medicina Tropical y del Viajero del Hospital Universitario La Paz de Madrid) al periódico La Vanguardia.

Teniendo referencia los casos en EEUU, el especialista considera que el virus podría extenderse por toda la península, “sobre todo en los meses más cálidos”. Para combatir esta afección, los expertos coinciden en que lo mejor es la prevención. “Este virus es de la familia de la Fiebre Amarilla, para la que ya hay vacuna, por lo que sería posible idear una vacuna teniendo ya este precedente”.

No obstante, este tipo de mosquitos vive en entornos naturales cálidos y muy húmedos, como las marismas. Por lo que el experto descarta que se vaya a producir una “infección masiva” en España, ya que no es un insecto habitual en entornos urbanos, ni en estaciones frías.

¿Cómo podemos prevenir en nuestros hogares y entorno?

  • Evitando las picaduras de mosquito con el uso de repelentes cada 6 u 8 horas. “Los más recomendables son los que llevan una concentración en torno al 45% de DEET”. Según explica el doctor Barreiro, “este repelente se evapora desde la piel, creando una protección que paraliza el vuelo del mosquito cuando se acerca”.
  • Eliminando los hábitats larvarios (recipientes con agua, platos de macetas, cubos, ceniceros, bebederos de mascotas, neumáticos y cualquier otro recipiente susceptible de almacenar agua temporalmente).
  • Soluciones constructivas (impermeabilización de sótanos inundables, reparación de fugas, diseño de viviendas que eviten los espacios donde puedan proliferar los mosquitos, etc.)

Puede encontrar más detalle en nuestro artículo sobre los mosquitos.

La importancia de los programas de vigilancia y control vectorial

Los datos epidemiológicos y la realidad actual hacen pensar que será necesario tomar en serio y adaptarnos a las nuevas amenazas asociadas a los mosquitos.
Desde SELVAGGIA podemos ayudarle. Estudiando su caso le asesoráremos sobre la mejor opción adaptada a sus circunstancias. Pudiendo realizar tratamientos periódicos mediante fumigación de jardines, albercas, charcas, etc. con productos efectivos contra los mosquitos.
Se realizan básicamente dos tipos de tratamientos:

  • Tratamiento con larvicidas: principalmente biológicos, de los hábitats larvarios que no puedan ser eliminados (canalones, sistemas de recogida de agua de lluvia como imbornales y colectores, piscinas, estanques y fuentes ornamentales) y otros. El larvicida normalmente utilizado está basado en Bacillus thuringiensis.
  • En el caso de que se deba realizar un tratamiento de choque contra adultos (infestación de cámaras sanitarias bajo forjado u otras causas), se realizan preferiblemente tratamientos con insecticidas piretroides.